Los suelos laminados en Bilbao son un tipo de suelo que cada vez más se va implementando en las viviendas.

Los suelos laminados en Bilbao consisten en piezas formadas por múltiples capas derivadas de la madera, destacando la de la superficie, que debe presentar una alta resistencia al desgaste. Esta capa suele representar un dibujo que imita las betas de los diferentes tipos de maderas que existen, como hayas o robles, aunque se puede inculcar cualquier dibujo o imitar la piedra, por ejemplo. Por este motivo tiene diversas ventajas como destacaremos en este artículo, y son las siguientes:

1. Este tipo de suelos tiene una gran resistencia a las manchas, al desgaste del sol y a los productos químicos, con los que se suelen limpiar los muebles o los azulejos que tenemos todos en nuestras casas. Por lo tanto, el deterioro es mucho menos si lo comparamos con el parquet tradicional.

2. Junto a la resistencia anterior, hay que añadir la resistencia al agua, de esta manera se tiene que valorar el suelo laminado flotante, porque si es de baja calidad, la presión y la humedad podrían traer diversos problemas al tablero del suelo laminado.

3. El suelo laminado tiene que tener un buen grosor, esto se debe a que cuanto más grueso sea el suelo más resistencia va a tener a todo lo anterior.

4. Si el suelo está bien nivelado se evitan los problemas de espacios que puedan aparecer si no se hace una instalación correcta.

La calidad del suelo se hace en base a la norma EN 13329, la cual divide el suelo en cinco categorías, dependiendo de la resistencia.

En definitiva, si tienes dudas sobre los suelos laminados, contacta con nosotros en Bimade, S. A. y te ayudaremos de forma personalizada para que no tengas ningún problema con la instalación y el mantenimiento del suelo laminado en tu vivienda.