Con la experiencia que dan los más de 30 años que llevamos dedicados a la instalación de suelos laminados en Bilbao, hace aproximadamente un año que venimos explicando en este blog las principales características de este tipo de pavimentos y también ofreciéndote muchos consejos para su cuidado. Sin embargo, hasta el momento, apenas hemos hablado de un tipo de suelos que, desde hace unos cuantos años, se emplean cada vez más en las casas españolas: los suelos laminados.

La principal diferencia entre éstos y los  es que los primeros no están fabricados en madera o, al menos, no en tablillas de madera sino que están compuestos de varias capas, generalmente de virutas de madera  unidas entre sí por resinas de gran consistencia y recubiertas por un material sintético, generalmente melaninas, que le dan un aspecto muy similar al de la madera natural.


Este recubrimiento exterior hace que los suelos laminados en Bilbao sean mucho más resistentes ante la humedad, los impactos y los arañazos que los pavimentos de madera natural. Otra de las grandes ventajas de los suelos laminados es que no necesitan ser acuchillados y, además, se instalan rápidamente gracias a que la unión entre piezas es con un tipo de machihembrado que se conoce como sistema de “click”. Los suelos laminados son idóneos para superficies muy transitadas porque, además de ofrecer una gran resistencia, su aspecto superficial no se ve modificado a pesar de estar expuesto a la luz solar.  

Ven a Bimade, S.A y descubre las posibilidades y ventajas de los suelos laminados.