Existe una gran variedad de suelos laminados en Bilbao que permiten innumerables combinaciones para hacer de tu casa, oficina o comercio un lugar especial y con personalidad propia. Según la sensación y el ambiente que quieras recrear, será muy importante hacer una buena elección del color del suelo laminado que usarás.

Los colores claros, sobre todo los tonos grisáceos y blancos, reflejan la luz de la estancia y dan una sensación de amplitud y de luminosidad. Por eso son ideales para espacios pequeños y con poca luz natural, que lograrás cambiar por completo.

De entre los distintos tipos de suelos laminados en Bilbao, los tonos más naturales y que imitan la madera dan un toque rústico a la estancia, haciéndola más acogedora. Es una opción muy neutra, que combina fácilmente con todo tipo de muebles y que, debido a la calidez que aporta, trasforma una casa en un hogar.

Los tonos más oscuros ofrecen la calidez de la madera y añaden a la habitación un toque de elegancia y distinción. Son muy recomendables en espacios extensos y con decoración minimalista, pero has de tener en cuenta que su utilización en habitaciones pequeñas o poco luminosas puede no ser la más acertada, ya que potencia estos defectos.

Por último, también existen distintos colores, texturas y acabados como tonos vivos, recreación de piedra o de metal que pueden ofrecerte una experiencia totalmente distinta y personalizada. En estos casos se tiene que vigilar que la combinación de colores sea visualmente placentera y que encaje con el espacio que construyes.

En Bimade, S.a. queremos hacerte una última recomendación: usa colores distintos según el tipo de habitación y el uso que va a tener para evitar que tu hogar sea frío y para potenciar al máximo los puntos fuertes de cada estancia. Estamos a tu disposición para aconsejarte y ayudarte, ¡no dudes en contactar con nosotros!